Entrevista a la escritora venezolana Jhoanna Bolívar

"Hacer nuestros sueños realidad nos hace sentirnos plenos y realizados"

Hoy les presento a otra persona genial: demos una calurosa bienvenida a Jhoanna Bolívar.

En mi paso por este mundo quiero conectar personas y lugares. Como ya declaré en varios posts, ésa es una de mis misiones en la vida, porque siento que me enriquece no solo a mí sino al mundo entero. Tuve la suerte de conocer a Jhoanna porque ambas fuimos voluntarias redactoras en la revista online de España, la revista Libre Ocio. Ella se ocupa de la sección de Derechos Humanos y yo de la de Viajes. Debido a nuestras ganas de hacer diferentes actividades y sentirnos útiles ayudando, así como conectarnos en el camino, empezamos a charlar por Whatsapp (ya que estamos en el mismo grupo de voluntarios), nos intercambiamos blogs, y el suyo me fascinó. Es una gran escritora, oriunda de Venezuela, razón por la cual no hemos aún tenido la oportunidad de conocernos personalmente porque yo estoy en Argentina, al menos hasta que alguna de las dos pueda viajar y nos encontremos en nuestros respectivos países, o en algún lugar del mundo

Jhoanna es escritora de día y lectora beta de noche. Es adicta a la construcción de personajes engullidos por deseos aciagos. Amante de los thrillers, la novela negra, policíaca, suspense, misterio, terror y aventuras. No puede vivir sin el placer del chocolate y del queso. Cinéfila y manitas.

Aquí te dejo con ella; vas a conocer a una persona muy interesante e inspiradora que cambia el mundo positivamente con sus relatos:

Lalu: - Contanos sobre vos: ¿cómo te definirías y quién sos?

Jhoanna: - Me defino como una eterna estudiante. Soy curiosa, ávida de conocimientos nuevos. Lo que me lleva a leer mucho e investigar constantemente. Soy una autodidacta que no le dice que no a ningún curso online gratis (jaja).

Soy perseverante, trabajadora y muy paciente; cualidades sin las que un escritor no llegaría a ningún lado. Convertirse en escritor es un verdadero trabajo de hormiguitas.

L: - Nos conocimos en el voluntariado de Libre Ocio. ¿Qué te motivó a ser voluntaria allí? ¿Cómo contactaste con Libre Ocio/cómo conociste la revista y su oferta de voluntariados?

J: - Confieso que desde adolescente tenía el deseo de ir a África y trabajar como voluntaria en algún proyecto con mujeres o niños, en una escuela o algo parecido. Con el tiempo me dije “bueno, quizás no puedo ir a África o a la India pero puedo contribuir o aportar algo al mundo de otras maneras”, porque entendí que todos podemos hacerlo en nuestras propias comunidades. Yo me la paso con los ojos bien abiertos para ayudar a quien me rodea.

Conocí a la revista porque me di a la tarea de buscar alguna otra forma de participar como voluntaria a distancia en un proyecto de redacción. Fue entonces cuando llegué a una web que se llama hacesfalta.org en la que había muchas ofertas de empleo. Allí encontré la de la revista, completé la información y en menos de un mes ellos me contactaron.

L: - ¿Cuál es tu labor allí?

J: - La propuesta de la revista LOA me encantó desde el inicio, me sentí muy complacida. Escribo artículos dirigidos a los niños, y están enfocados en el tema de derechos humanos. Trato de hacer que ellos los entiendan y vean cómo se aplican en su día a día para que estén alertas ante una posible vulneración de sus derechos, y alcen sus voces sin miedo.

La niñez en una etapa tan crucial para el ser humano que de ella dependerá quiénes seremos de adultos. Si formamos chicos despiertos, que entiendan sus derechos y deberes para con los demás podremos tener un mundo mejor.

L: - ¿Qué nuevo sueño/proyecto tenés ahora?

J: - Recientemente emprendí un nuevo proyecto relacionado con la literatura. Es un servicio de lectura de manuscritos (relatos, cuentos y novelas) en el que ayudo a los escritores a detectar fallos de tipo estructural en sus novelas antes de que sean publicadas. La idea me surgió después de que muchos escritores nóveles que siguen mi cuenta @MundoRelatos en Instagram me animaran a hacerlo. La mayoría de ellos son autores que escriben sus primeros proyectos literarios y necesitan un ojo crítico con conocimientos de narrativa de ficción.

Estoy muy contenta con este proyecto ya que lo puedo compaginar a la perfección con la escritura de mis relatos.

L: - ¿Qué consejo le darías ahora a tu ser del pasado cuando eras más joven?

J: - Sin pensarlo dos veces, le diría “no tengas miedo al fracaso ni al qué dirán”. Muchas veces cuando somos jovencitos –y en mi caso fue así– creemos que no somos capaces de hacer cosas grandes y nos llenamos de miedo. El miedo es un humo oscuro que está entre nuestras oportunidades y nosotros; tan solo hay que atravesarlo, no duele, no quema, no nos hará daño. Muchas veces perdí oportunidades y luego me di cuenta de que fue muy tonto. Hay oportunidades que no se repiten; entonces atrévete ahora y no lo dejes para después, y de hecho, si no las tomamos nosotros, alguien más lo hará.

L: - ¿Qué es lo que más te gusta de tu presente y de tu vida ahora? ¿Qué le cambiarías?

J: - Lo mejor de mi presente es que estoy creciendo como mujer, como profesional y como escritora. Me siento llena de confianza en mí misma e independiente. Desde hace un par de años que no paro de escribir, lo cual me hacer sentir fantástica.

Cambiaría la situación actual de mi país, Venezuela. Estamos pasando circunstancias calamitosas, que atentan contra nuestros derechos humanos, incluso los más fundamentales.

L: - Si tuvieras que elegir otra profesión, ¿a qué otra cosa te dedicarías y por qué?

J: - Creo que siempre he estado ligada a cualquier profesión en la que haya que tener creatividad en cantidades industriales (jajaja); desde niña ésa ha sido una de mis más sobresalientes destrezas. Así que elegiría algo relacionado al diseño, el dibujo o la pintura.

Hace nada me hice con una paleta de acuarelas, unos pinceles y un curso de retrato con acuarelas. Y confieso que me está encanto dar rienda suelta a la imaginación de otra manera que no sean las letras. Además, se me da muy bien (humildemente hablando).

L: - Si supieras que no vas a fracasar y que por arte de magia todo lo que hagas este mes te va a salir bien, ¿qué harías?

J: - Bueno (jajaja), en un mes se podrían hacer muchas cosas, pero lo que más me gustaría hacer es aprender a hablar inglés, francés e italiano. Nunca se me ha dado bien hablar estos idiomas. En forma escrita sí tengo mejor suerte, pero en la pronunciación soy un desastre.

L: - ¿A qué le tenés miedo y por qué?

J: - Me asusta la soledad. Pero esa soledad en la que no tienes quién te consuele, te ame, te abrace, te regañe y te extrañe porque te valora y eres importante para él. Debe ser muy triste vivir así.

L: - ¿Qué mensaje te gustaría dejar a los lectores de este blog?

J: - Primero tengo que darte las gracias, Alejandra, por esta divertida entrevista que me ha hecho recordar y bucear en mi ser interior.

Y a los lectores les digo que den prioridad a sus sueños y nunca paren de trabajar en alcanzarlos. Una persona sin sueños está muerta en vida, ya lo dijo Shakespeare: “Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”.

Y por último, les regalo esta frase de Paulo Coelho: “La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”.

Preguntas bonus track:

L: - Cuando surgen dificultades, ¿qué hacés para motivarte y no decaer?

J: - Escribir un relato sobre ello me ayuda mucho, es una manera de exorcizar los problemas, además me sirve para explorar las soluciones. Cuando estoy muy preocupada hago una oración y le cuento todo a Dios sobre eso que me inquieta. También hago el ejercicio de pensar en que mi problema nunca es más grave que el de muchas otras personas. Que muchos ya pasaron por lo mismo y salieron adelante.

L: - ¿Qué hacés cuando la inspiración no llega?

J: - El bloqueo de escritor suele ocurrir por diversas situaciones, a veces muy personales. Cuando me sucede lo que hago es alejarme del ordenador, y hacer otras actividades. Trato de no pensar en esa historia que estoy escribiendo o que ni siquiera puedo empezar. A veces se resuelve solo con dormir un par de horas, otras con prepararme una taza de chocolate caliente y pan tostado con mantequilla (jejeje). Pero a veces me alejo todo un día de la escritura. Voy al cine con mi esposo, o vamos a a caminar por algún espacio natural como un parque. También me va bien leer a ciertos escritores que me inspiran.

L: - ¿Qué hacés para inspirarte a escribir? ¿Hay alguna técnica que puedas enseñarnos a los lectores?

J: - La inspiración puede estar en cualquier parte, solo hay que estar atento. Siempre digo que las musas no llegan por sí solas, básicamente hay que llamarlas (jejeje). A veces encuentro ideas maravillosas para una historia donde menos pensaba, así que lo que aconsejo es tener los sentidos bien despiertos. Por ejemplo, el transporte público puede ser una mina de ideas: escucho conversaciones, veo a personas atípicas que se pueden convertir luego en mis personajes, percibo aromas (o hedores), colores y texturas… Y tomo notas en lo que tenga a mano (una hoja suelta, el móvil, el ordenador) de manera que pueda capturar la idea de inmediato para que no se me escape.

Otras técnicas que me funcionan como disparador creativo y las cuales aplico en esas ocasiones en que necesito pescar una gran idea es ver las noticias, mirar fotografías, escoger un lugar, un objeto, un oficio o una evento de la historia… y me pregunto cosas, como por ejemplo: ¿Qué pasaría si tal vez..?

L: - ¿Cómo te gustaría ser recordada?

J: - Si supieras que he meditado en esto que me preguntas varias veces durante mi vida adulta, pues por mi creencia religiosa creo que cada ser humano nace con un propósito, que es el de: ser sal y ser luz, lo que en otras palabras es: hacer el bien a nuestros semejantes. Cada quien en lo que hace y donde está debe ser una luz que ilumine la vida de otros y las marque positivamente. Y a su vez ser sal para evitar que el mundo se pudra con tanto egoísmo y cosas negativas. Por lo que yo quiero que mi epitafio diga algo así como: “Aquí yace una mujer que hizo el bien, e iluminó la vida de todos los que la conocieron”.

¿Hay algo más que te gustaría saber sobre Jhoanna? ¿Qué otra pregunta le harías? Compartirla en los comentarios :) Gracias por compartir, comentar y leer. Y por tu atención muchas gracias :D

Muéstrale a Jhoanna tu amor en sus redes sociales:

¡¡¡Gracias, Jhoanna!!! :)